Don Porfirio en la pantalla grande, vía la Cineteca Nacional

0

Dicen que recordar es vivir y bajo ese precepto Conaculta Cine a través de la Cineteca Nacional exhiben el ciclo Añoranza porfiriana del 24 al 29 de mayo en la Sala 5, Matilde Landeta, a las 20:00 horas. Conformado por seis largometrajes de cineastas de la talla de Juan Bustillo Oro y Julio Bracho, este ciclo ofrece la oportunidad de recordar uno de los periodos más significativos de nuestra historia, el Porfiriato (1876-1911).

Los términos “añoranza” y “nostalgia porfiriana” fueron acuñados por los críticos de cine Jorge Ayala Blanco y Emilio García Riera para referirse a ese sentimiento de remembranza, en particular del México de finales del siglo XIX, sentimiento que salta a la vista en los filmes de estos cineastas acerca de la dictadura del General Díaz. Incluso, Juan Bustillo Oro menciona en su biografía que En tiempos de don Porfirio (1940), su primera película sobre el tema, una obra homenaje a los compositores mexicanos de la época, fue llamada por sus colegas “porfiriazo”. Además de presentar este filme de Bustillo Oro con el que se inaugura hoy el ciclo, la programación incluye el clásico México de mis recuerdos (1943), de la mano de Joaquín Pardavé como el singular Susan ito a quien don Porfirio encarga una importante misión: encontrar a Chucho, compositor del vals “Carmen”.

Por su parte, de Julio Bracho se exhibe la mítica ¡Ay qué tiempos, señor don Simón! (1941), una comedia ágil llena de ironía, donde Pardavé vuelve a hacer de las suyas encarnando a don Simón, presidente de la Liga de Defensores de las Buenas Costumbres. El filme fue un éxito de taquilla al igual que Yo bailé con don Porfirio (1942), de Gilberto Martínez Solares, donde la música de Esperón, Elorduy y Jordá acompañan el retrato nostálgico de una sociedad afrancesada y burguesa. De este realizador también se proyectará El globo de Cantolla (1943), una comedia hilarante que se aleja de ese sentimiento de nostalgia de los otros filmes.

No es casualidad que los realizadores de este cine, Juan Bustillo Oro, Julio Bracho y Gilberto Martínez Solares, hayan nacido todos en la primera década del siglo XX, una época socialmente convulsionada por la Revolución, conflicto que los marcó en su adolescencia y que los condujo en su juventud a formar parte de la generación adepta al vasconcelismo que vio cómo sus sueños se venían abajo con otros 20 años de inestabilidad, luchas de poder y la amenaza de una conflagración mundial. Todo ello los llevó a remontarse a aquel México progresista, de costumbres europeas y modernidad y a reflejar mediante sus obras esa añoranza.

No es posible hablar de este cine sin mencionar a sus principales protagonistas, los actores, quienes supieron transmitir ese sentimiento de nostalgia; destaca particularmente el cómico Joaquín Pardavé, el gran actor Fernando Soler, Emilio Tuero, Mapy Cortés y Sofía Álvarez.

El ciclo cierra este domingo 29 de mayo con el filme Si me viera don Porfirio (1950), de Fernando Cortés, una comedia ranchera que contiene vistas documentales de Enrique Rosas.

Añoranza porfiriana representa una oportunidad única para entrar en contacto con la perspectiva de estos grandes cineastas acerca de nuestra historia y dejarse envolver por ese sentimiento de remembranza.

Para todos aquellos interesados en profundizar más acerca del Porfiriato en el cine, el Centro de Documentación de la Cineteca cuenta con varios expedientes de las películas que conforman este ciclo y de los principales directores que realizaron obras sobre este tema. Recomienda especialmente los libros Vida cinematográfica, de Juan Bustillo Oro y Julio Bracho, 1919-1978, de Emilio García Riera.

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!