Aniversario luctuoso del Rey del Bolero

0

Javier Solís pasó a la inmortalidad con canciones como “Si Dios me quita la vida”, “Sombras”, “Esclavo y Amo”, “Cenizas” y “Obsesión”.

Gabriel Siria Levario, mejor conocido como Javier Solís, nació en México, Distrito Federal, el 1 de septiembre de 1931, y murió el 19 de abril de 1966.

Javier Solís se fue joven, cuando tenía apenas 34 años, pero la vida le alcanzó para llenar toda una época como intérprete del bolero ranchero, el cual puso en boga entre las décadas de 1957 y 1966.

Siria Levario se inclinó por la música cuando tenía 18 años, con tal éxito que ganó varios  concursos de canto en las carpas de barrio, como la del Teatro Salón Obrero y la del Salón Escandón.

Aunque se inició en el canto sin haber recibido enseñanza profesional, después comenzó a tomar clases de educación de la voz con el maestro Noé Quintero.

De manera paralela, su admiración por Pedro Infante hizo que en sus inicios adoptara un estilo similar, sin imaginarse que tiempo después impondría uno propio, gracias a las capacidades vocales con las que contaba. En 1958 grabó “Llorarás, llorarás”, con un estilo propio y una voz auténtica, surgida con base en los consejos del director artístico. Esta placa hizo que se consolidara como el máximo exponente del bolero ranchero no sólo en México, sino en Estados Unidos, Centro, Sudamérica, y España.

En febrero de 1960, incursionó en el cine con la película “El norteño”, a la que le seguirían poco más de 30, y en las que alternó con artistas como María Victoria, Lola Beltrán y Luis Aguilar.

El 8 de febrero de 1965 grabó “Sombras”, otro éxito que batió todos récords en ventas y le mereció una medalla por parte de su disquera, como reconocimiento por este hecho aunado a su gran calidad como cantante.

En abril de 1966 fue internado en la Clínica Santelena debido a problemas con la vesícula y fue operado un día después de manera satisfactoria; sin embargo, la costumbre arraigada que tenía de comer hielo y beber agua fría, pese a la prohibición médica tras la intervención quirúrgica, le produjo un infarto, según se dijo en ese entonces.

En el 40 aniversario de su muerte se develó su busto de bronce, esculpido por Germán Michel, en la Alameda del barrio de Tacubaya, en donde vivió su infancia. Además, se lanzó al mercado el DVD “A 40 años, me recordarás”, con lo más representativo de su repertorio musical, fotografías inéditas y testimoniales de conocedores sobre su vida.

En 2009 fue editado un disco con 10 de sus grandes éxitos, pero ahora con banda, tales como “Poco a poco”, “Sombras”, “Con mis propias manos”, “Si Dios me quita la vida”, “Pa´ todo el año”, “Una limosna”, “Payaso”, “Las rejas no matan”, “Amigo organillero” y “Esta tristeza mía”, bajo el título “El Rey del Bolero Ranchero”.

Con las interpretaciones de Javier Solís inicia una nueva era para la música de mariachi dejando atrás los sones y la temática campirana para incorporar la lírica urbana y las adaptaciones de canciones latinoamericanas, logrando refrescar el género y el interés del público por la música ranchera.

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!