Salvando al soldado Pérez: ¿Narcos mexicanos en Irak?

3

Recientemente comenzó la invasión a Irak y Juan Pérez es enviado a la guerra por parte del ejército estadounidense. Sin embargo, en la intensidad de la batalla el joven es declarado perdido en acción. Ignorante de esta situación su hermano mayor, Julián Pérez (Miguel Rodarte), es cabeza de uno de los cárteles de droga más poderosos de México.
Con la posibilidad de poseer de todo lo que se le antoje (entre sus nacas adquisiciones está una alberca con forma de hoja de marihuana y un zoológico personal con todo y león), a Julián le hace falta algo que en todos sus años como narco no ha podido conseguir y, quizá, lo único realmente valioso para él: el amor y respeto de su madre y hermano, quienes están en contra de su “elección profesional”.
Por eso cuando su madre Doña Elvira (Isela Vega), aparentemente moribunda en la cama de un humilde hospital, afirma que lo único que quiere de Julián es que use todos sus recursos y le traiga vivo a Juan, el narcotraficante accede sin dudarlo un segundo.
Con ese firme propósito ordena a Eladio (Jaime Camil), su fiel subordinado, planear la misión y conseguir un equipo apropiado de mercenarios que lo acompañen hasta Irak. Así, los seleccionados resultan ser Chema Díaz (Jesús Ochoa), Carmelo Benavides (Gerardo Taracena), Rosalio Mendoza (Joaquín Cosío), Juventino Rodríguez (Rodrigo Oviedo) y el turco Sasha (Marius Biegai).
El título (Salvando al soldado Pérez, 2008) parodia al cine bélico estadounidense como Rescatando al soldado Ryan (1998), y desde ahí comienza un juego entre el estilo hollywoodense y el mexicano. Cual burrito, o mejor aún, como un taco en un restaurante estadounidense, la película de Beto Gómez transita entre los clichés que un gringo espera de un mexicano, y los que un mexicano espera de sus compatriotas.
Por ejemplo, abunda la música de banda y los corridos para acentuar el “mexicanismo” y la procedencia norteña del protagonista, aunque también se escuchan con frecuencia esas melodías pseudomariachis mezcladas con guitarra española (clásicas de la visión gringa para representar al mexicano), como las que uno espera oir en Bandidas (2006) o La máscara del Zorro (1998). Cabe mencionar que, por supuesto, también se utiliza la música plañidera frecuentemente ocupada para ubicar al medio oriente.
Y las parodias, referencias e intercambios culturales continúan. En distintas ocasiones se observa a Eladio ante pantallas-holograma de alta tecnología (color azul, por supuesto) que exhiben toda la información requerida (mapas, archivos policiacos, fotografías, etcétera) y la aparición de éstas siempre va acompañada de sonidos como bips, que en el contexto del largometraje tienen un efecto irónico: es muy común en el cine estadounidense, sobre todo el de acción, que los realizadores se preocupen por presumir o inventar herramientas de alta tecnología en sus escenas, sobre todo si son empleadas por el ejército o la policía.
Esta clase de humor se anuncia incluso desde el trailer, pues el narrador sintetiza el contenido de la película en inglés y pronuncia con esa misma fonética los nombres de los actores (lo que convierte “Adal Ramones” en “Eidal Reimouns”, por ejemplo).
Sin embargo, en ocasiones es difícil distinguir si las referencias al cine hollywoodense son efectivamente un juego entre dos culturas distintas o sencillamente cuestión de estilo; por ejemplo, la música “mariachizoide” de la que ya se habló, o la propia estructura narrativa de la película.
Ello se debe a que la productora responsable del largometraje es Lemon films, cuya filmografía (y desde entonces mucha de la cinematografía mexicana que se ha estado generando) se caracteriza por retomar elementos de géneros clásicos del cine estadounidense que no solían observarse en nuestro país. Así, después de Matando Cabos (2004) nos presentaron una cinta de terror, Kilómetro 31( 2006), y una de acción (Sultanes del sur, 2007). Y ahora nos traen una comedia de acción muy a la Tropic Thunder (2008).
Con momentos divertidos y efectos especiales convincentes (alcanzan ya la calidad de hollywood), la película tiene algunos puntos débiles además de ser predecible. Por ejemplo, la trama intenta sugerir un cambio trascendental en Juventino Rodríguez “Pumita”, pero esta transformación no tiene un planteamiento concreto y hacia el final se siente forzada. Y por cierto, la presencia de Benito García (Adal Ramones) tampoco se antoja muy natural. Son pocas las escenas en las que aparece y, hasta cierto punto, son prescindibles.
Por otro lado, en ocasiones es notorio que algunas escenas se grabaron por separado y después se juntaron en edición. Esto es especialmente evidente en una de las primeras secuencias de batalla, pues pareciera que el edificio donde se ocultan los mexicanos no es el mismo al que dispara el ejército estadounidense. De hecho, en general puede observase que pocas tomas se realizaron efectivamente en medio oriente, principalmente los planos de ubicación.
Al final, la última escena se extiende quizá demasiado e incluso se usa cámara lenta para poder escuchar completo un tema interpretado por Chavela Vargas. Asimismo, los realizadores consiguieron que Los Tucanes de Tijuana compusieran y tocaran un corrido especialmente escrito para la película.
Pese a algunas fallas, es notable que la producción mexicana, para bien y para mal, está alcanzando los estándares hollywoodenses, aunque por desgracia eso no implica necesariamente originalidad.

Estreno a nivel nacional, viernes 18 de marzo, con 250 copias.

Comentarios

3 comentarios a “Salvando al soldado Pérez: ¿Narcos mexicanos en Irak?”
  1. Marcelo Foran dice:

    no puedo dejar de verla y nisiquiera soy mexicano pero tremenda pelicula

  2. Carlos dice:

    Coincido plenamente con el comentario anterior, es muy fina la línea entre el dizque “crítico” y el simple criticón, y en todo caso, la película de marras es claramente superior a esta crítica, que demuestra falencias más obvias y lamentables que cualquiera que en su género pudiera achacársele al filme. Para ejemplo un simple botón, ¿en qué universo puede considerarse esta película una referencia, y mucho menos una parodia, a “rescatando al soldado ryan”? para decir semejante tontería es necesario no haber visto jamás la película de Spielberg, (ahí entra lo obvio de esta crítica) En fin, no se puede culpar a un intento por parecer entendido en la materia.

    En líneas generales, lo que a mi criterio intenta plantear la película son principalmente los valores familiares, como gran contraposición al modelo de sociedad americana, en donde no importa si un padre murió en la gesta con tal de que el noviecito vuelva sano y salvo (¿Recuerdan Armagedón?), y en realidad ese mandamiento de “honrar al padre y a la madre” que aún cumplimos los latinos es el único peso que necesita el filme para desmarcarse por completo del cine norteamericano. La diferencia es absoluta y por ende la propuesta cinematográfica en sí también. Respecto a los detalles técnicos y demás chiches, no entiendo cómo alguien puede perder el tiempo yendo al cine sólo a encontrar o inventarse los “errores” de una película, y encima ufanarse de ello y escribir al respecto.

    A ver si algún día se sienta en paz para realmente ver la película.

    Atentamente,

    Carlos Conde

  3. Mi estimado redactor, tiene usted mucha razón, en muchos puntos expresados para su critica de esta pelicula, pero lamento decirle que no todos tenemos esa ”vocación” de criticos más bien tendiendo a ser criticones, comento sin embargo, que la originalidad implicita en un producto mexicano, y ubicaciones tomas, personajes secundarios, tienden a no ser tan relevantes (desde mi punto de vista) en alguna producción, La pelicula en terminos generales, a mi me encanto, totalmente y asevero que cualquiera que la vea se divertira un rato, ya que vivimos en un país tan decadente especialmente en esos aspectos que es bueno reirse de la desgracia propia.

    Ahora bien respecto al analisis, son cosas que yo, como ”cinefilo” u observador de cine recurrente pero no aficionado, ni siquiera las note, no toda la gente tiene los estudios cualificados para ciertas cosas, y todo, simplemente se basa, en un me gusto o no me gusto. Debido a que? a que el cine como muchas otras cosas, solo se dedican a un pasatiempo en general, entretener, para mi, la historia de citada pelicula es original, un grupo heroico de narcos en una misión casi suicida para buscar al hermano tomando referencias socio-culturales de año en el cual se enmarca, con atinos y desaciertos que solo ciertos letrados podran distinguir, y referencias graciosas, o torpes que nos hagan soltar una carcajada, que como tal tuve muchas.

    Creo que el cine, se debe disfrutar, no se debe analizar tan a fondo, sin embargo como toda opinion es respetable, podria usted citar en alguna cinta pesima calidad actoral, cuando a muchas personas les parecio muy buena, es cuestión… de sazón, de gustos, y sobre todo de cotidianeidad.

    Sin más por el momento, mis respetos.

    Guillermo Luna

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!