El Cisne Negro: perfección y locura

2

Poster Cisne Negro

El Cisne Negro

La búsqueda de la perfección. Uno de los más nobles objetivos en la realización de un arte, y también uno de los más frustrantes y difíciles de alcanzar: “La perfección no es sólo acerca del control, a veces simplemente hay que dejarse llevar”.
La paranoia. O más bien, el miedo a que la gente se torne en tu contra, o que busque quitarte lo que más anhelas. Se genera un torbellino que te empuja a una caída en picada hacia la locura, que inevitablemente llevará a la muerte.
Esto último, común en el cine de Darren Aronofsky, ha llegado a ser perfeccionado de una forma imponente. Desde π (Pi, 1998) y Réquiem por un sueño (2000), las alucinaciones y la locura han llegado a tomar forma magistral y el director ha hecho de su representación un arte.
Experto en el manejo de las emociones del espectador y en la creación de secuencias oníricas de pesadilla, uno podría pensar que el propio Aronofsky ha experimentado estas terribles visiones. El director pareciera tener las mismas obsesiones que los personajes de sus largometrajes: por ejemplo, la manipulación grotesca del propio cuerpo, la aparición de extrañas heridas o cicatrices, la transformación del cuerpo como símbolo del deterioro mental y espiritual (no olvidemos el brazo de Harry en Réquiem… o a Max Cohen picando su cerebro con una pluma en π).
En El cisne negro (2010) Aronofsky ha decidido centrarse en un arte físicamente exigente (similar en este sentido a su película anterior, El luchador, 2008). El lago de los cisnes, probablemente uno de los ballets más conocidos, implica para la protagonista un reto, pues se acostumbra que una misma actriz represente a la heroína (La Reina Cisne o Cisne Blanco) y a su antagonista (el Cisne Negro). A Nina Sayers (Natalie Portman) se le ha propuesto este reto y, dada la importancia del papel y el impulso que significaría para su carrera, accede. Por supuesto, ante tal presión ella no puede evitar sentirse nerviosa y en su afán de conseguir una interpretación perfecta se dirige a un abismo del que no podrá salir nunca más.
Nina es una joven tímida y reprimida que vive con su sobreprotectora madre. Por ello, su deseo de convertirse en la seductora y libre antagonista del Lago de los Cisnes no es sólo por conseguir una mejor actuación en la obra, sino para liberar la pasión que está atrapada en su interior. Con ello en mente, lleva la frase “meterse en el papel”a un nivel completamente nuevo, pues comienza un proceso que culmina cuando ella se transforma literalmente en el Cisne Negro.
En el relato toma importancia la simbología de los espejos. Toda la pasión, libertad, capacidad de seducción y orgullo de Nina están encerrados en el espejo, que representa sus miedos. Atrapado, el Cisne Negro lucha por salir hasta que lo consigue y sustituye al Cisne Blanco en el escenario.
De este modo, lo que ocurre en el ballet sucede también en la realidad: la malvada Odile se hace pasar por la princesa Odette y seduce al príncipe Siegfried quien, confundido, profesa su amor y propone matrimonio, sin saberlo, al Cisne Negro. Viéndolo de este modo, la película puede entenderse también como una reinterpretación del famoso ballet.
Dada la complejidad del papel, la actuación de Natalie Portman es formidable, no sólo por las exigencias histriónicas sino las físicas: varios meses antes (e, incluso, comenta ella que un año) de que la película comenzara a filmarse, Portman y Mila Kunis (en la película, Lily, rival de Nina) practicaron intensamente y adecuaron su cuerpo para sus correspondientes papeles.
Portman consigue representar convincentemente ambas partes de la personalidad de Nina: la reprimida, perfeccionista, tímida y temerosa; y la seductora, orgullosa, apasionada y cruel. Además, el paso entre una y otra faceta no parece costarle especial trabajo y lo hace con una naturalidad envidiable. Esperemos que para conseguir tan magnífica interpretación no necesitara un sacrificio tan grande como el de su personaje.
Por otro lado, se usan abundantemente encuadres cerrados que siguen al personaje. De esta manera el espectador podrá sentirse más cercano al protagonista y seguir sus pasos. Gracias a este y otros elementos, el director consigue generar un ambiente de terror más efectivo que muchas películas de ese género: existe un temor constante a encontrar nuevas apariciones pesadillescas.
Esas mismas tomas cerradas son muy efectivas cuando siguen a Nina en sus giros y saltos en cada ocasión que baila, y aumentan la expresividad de la danza. Además, permiten admirar la emoción que siente la bailarina mientras hace sus pasos.
En cuanto a la música, es de esperarse escuchar la obra de Tchaikovsky (compositor original del Lago de los cisnes), aunque con una reinterpretación de Clint Mansell. Además, colaboraron otros músicos entre los que vale mencionar a los Chemical Brothers.
Hay mucho que decir sobre esta película, pero baste mencionar que ha sido muy comentada en las últimas fechas, y con la proximidad de los Premios Oscar ésta ha entrado al centro del debate sobre las posibles ganadoras a mejor largometraje.
El cisne negro (2010) de Darren Aronofsky es una obra magnífica, y es fácil colocarla entre lo mejor que se verá durante las próximas premiaciones. Por ello, es aún más divertido recordar, al terminar la película en la sala de cine, a una jovencita diciendo: hubiéramos ido a ver El avispón verde.

Comentarios

2 comentarios a “El Cisne Negro: perfección y locura”
  1. Ashika dice:

    val / vote al arbol de la vida, por que me parecio abustolaa pesar q es muy religiosa, y eso es lo que capas me la baja un poco,muestra por lo que todas las personas van a pasar, la vida es perder gente que amas la vidacomo un instante maravilloso de vivencias y perdidas de deciciones buenas y malas, no se realmente me encanto y no es para verla en cine con una sala llena de pochocleros que no saben ver la belleza de una pelicula que te dice algo tan intangible pero poderoso como es nuestro paso por el mundo.

Trackbacks

Quien más habla de este artículo...
  1. […] This post was mentioned on Twitter by Manuel Mandujano, GeCeACe and Guillermo Aguilera, SuperMexicanos. SuperMexicanos said: El Cisne Negro: perfección y locura http://lig.as/lj […]



Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!