Falleció el maestro Enrique Jasso Mendoza, formador de voces

0

El maestro formador de las voces más importantes de la ópera mexicana como Francisco Araiza, Rolando Villazón, Violeta Dávalos, Ana Caridad Acosta e Irasema Terrazas, entre muchos otros.  Enrique Mendoza Jasso falleció ayer martes 8 de febrero en la Ciudad de México, y hasta el último momento de su vida lo dedicó a la música y al canto desde sus talleres operísticos en la Escuela Nacional de Música y el Conservatorio Nacional de Música, así como en su casa de Azcapotzalco donde daba clases particulares.

“El maestro, con más de 50 años dedicados a la enseñanza del canto, formó a jóvenes intérpretes que hoy son un estandarte de México en los más prestigiados escenarios de la ópera del mundo”, señaló la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes, Teresa Vicencio Álvarez.

Teresa Vicencio destacó “La entrega, la pasión, el amor al arte lírico que el maestro Jasso inculcó siempre a sus alumnos. Era un gran conocedor de la voz humana y sus potencialidades”. “Para él, disciplina y amor al arte iban siempre de la mano”.

Por su parte, Jaime Ruiz Lobera, director de la Ópera de bellas Artes, expresó que se trata de una gran pérdida para la música y para la ópera de México. “El maestro Jasso ha sido un referente en la ópera como un excepcional profesor por cuyas clases pasaron generaciones enteras de cantantes mexicanos formados en sus talleres”.

Enrique Jaso Mendoza, originario de Oaxaca (1928), ha sido el único mexicano (y extranjero) que formó parte del famoso coro de los Niños Cantores de Viena (1936-1939). Heredero del talento de sus padres, la cantante mexicana Mercedes Mendoza y el compositor Enrique Jaso López, desde su infancia demostró talento para la música.

En Viena desarrolló sus primeros estudios de música y canto, recibiendo elogiosos comentarios de especialistas que consideraron su voz como una de las más importantes de aquel entonces. De regreso a México ingresó en la Escuela Nacional de Música de la UNAM, donde prosiguió sus estudios musicales con maestros como Juan D. Tercero. Obtuvo una beca de la UNAM para estudiar teatro con Seki Sano y Fernando Wagner, y otra del gobierno de la República para realizar sus estudios en la Academia de Música de Viena, en Austria.

Luego de esa estancia en Europa, volvió al país y se integró al Coro de Madrigalistas de Bellas Artes, que dirigía entonces el maestro Luis Sandi. Fue miembro fundador de la Sociedad Coral Universitaria de la UNAM, dirigida por el maestro Juan D. Tercero.
En su carrera como cantante solista destacó  por abarcar casi todo tipo de repertorio, desde polifonía y música barroca de Bach y Telemann hasta música contemporánea de Schöenberg, Ginastera, Manuel Enríquez, Héctor Quintanar, Eduardo Mata, Julián Carrillo, Federico Ibarra, entre otros.

Luego de su brillante carrera como intérprete de ópera, emprendió la enseñanza lírica donde obtuvo lo más importantes reconocimientos por su labor, al ser considerado la máxima autoridad del canto en México por la gran cantidad de alumnos que pasaron por sus aulas y que ahora son primeras figuras tanto en escenarios nacionales como internacionales.

Entre sus alumnos se cuentan: Guillermo Sarabia,  Francisco Araiza, Alfonso Navarrete, Estrella Ramírez, Ignacio Clapés, Graciela de los Ángeles, Ricardo Santín, Violeta Dávalos, Emilio Carsi, Eva Santana, Ana Caridad Acosta, Bertha Granados, Luis Ledesma, Armando Gómez, Silvia Rizo, Noé Colín, Irasema Terrazas, Rolando Villazón, Alfredo Daza y Armando Gama, entre otros.

Conferencista en foros internacionales, fundó los dos talleres de canto más importantes de México, uno en la Escuela Nacional de Música y otro en el Conservatorio Nacional de Música.

Su trayectoria docente ha sido homenajeada y reconocida por diversas instituciones tanto públicas como privadas. En 1994 recibió el reconocimiento de la Unión Mexicana de Cronistas de Teatro y Música; la UNAM le confirió las medallas de reconocimiento al Mérito Universitario por 25, 30, 35, 40 y 45 años de servicio, y en 2005 el INBA le otorgó en el Palacio de Bellas Artes el Premio a la Excelencia Académica. Recientemente, recibió en la Ciudad de Xalapa, Veracruz, por mérito y trayectoria, la Medalla Mozart, presea que otorga la embajada de Austria.

Hoy miércoles a las 9.00 de la noche se le rendirá un homenaje de cuerpo presente en el CNM, recinto educativo en el que su labor docente rindió tantos frutos.

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!