Falleció el dramaturgo Héctor Mendoza

1

El día de ayer falleció en esta ciudad el maestro, teórico, pedagogo, dramaturgo y director Héctor Mendoza, a la edad de 78 años. Le sobreviven sus hijos Hernán y Rodrigo, actor y músico respectivamente.

“Lamentamos profundamente la muerte del maestro Héctor Mendoza. El maestro Mendoza, como dramaturgo, director de escena y docente, fue un factor fundamental en el desarrollo del teatro contemporáneo mexicano. Su nombre y su trabajo estuvieron vinculados a creadores de primera línea, como Julio Castillo, Celestino Gorostiza, Octavio Paz o Leonora Carrington, por mencionar a unos cuantos. Hombre de muchos escenarios siempre tuvo al Instituto Nacional de Bellas Artes como un lugar permanente de creación.

El año pasado dirigió la obra Pascua, de August Strindberg, con la Compañía Nacional de Teatro del INBA. Recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes 1994, el Premio Nacional de Dramaturgia Juan Ruiz de Alarcón y fue miembro del Sistema Nacional de Creadores en la categoría de Creador Emérito”, dijo Sergio Ramírez Cárdenas, subdirector general de Bellas Artes.

Por su parte, Luis de Tavira, director artístico de la Compañía Nacional de Teatro, expresó que para el próximo 2011 planea realizar un homenaje en forma y agregó:

“Con la estética teatral de Héctor Mendoza, el teatro mexicano alcanzó la modernidad. Héctor Mendoza fue el propositor en nuestro país del concepto del teatro como puesta en escena, su ejercicio y su triunfo transformaron de manera irreversible el arte de la dramaturgia y de la actuación. Héctor Mendoza es el referente que acuña de manera cabal, para nosotros, el concepto integral de hombre de teatro. Nada de lo que atañe al teatro le fue ajeno. Maestro de generaciones de actores, editores y dramaturgos, nuestro teatro le debe las cotas más altas de su calidad.

Fue un extraño misántropo filantrópico, solitario y generoso, incansable. Su trayectoria resplandeciente ilumina nuestra actualidad teatral y su posible porvenir. Yo puedo decir de mí, como me consta que muchos otros podrán decirlo también, que mi vida artística no sería la misma si no me hubiera encontrado con él. Se ha cerrado el ciclo de una admirable trayectoria, de una obra perdurable y la gratitud que nos suscita, permanece”.

Nacido en Apaseo, Guanajuato, hijo de Vicente Mendoza y María Franco, Héctor consagró su vida a desentrañar el complejo arte de la actuación y desde 1955 comenzó a impartir clases, para lo cual concibió un método de actuación que practicó desde aquel entonces y se dedicó a perfeccionar sobre el escenario.

Alumno de Fernando Wagner, Salvador Novo, Rodolfo Usigli, Fernando Torre Laphan y Enrique Ruelas, alcanzó el éxito como autor a los 21 años de edad, en 1953, con su obra Las cosas simples. Se integró como director a Poesía en Voz Alta, iniciativa de Juan José Arreola y Jaime García Terrés, a la que se unió Octavio Paz y que proponía un arte total, integrador de todas las artes.

Receptor de una beca de la Fundación Rockefeller para estudiar en el Actor’s Studio de Lee Strasberg y estudiante de dirección en la Universidad de Yale, alumno también de José Quintero, a quien consideró un importante maestro, combinó su labor pedagógica con la de director y dramaturgo, una vez de vuelta en su país.

Más de 70 puestas en escena, entre las que se encuentran: Arpas blancas… conejos dorados de Luisa Josefina Hernández, Woyzeck de Brüchner, Don Gil de las calzas verdes de Tirso de Molina, La bizarrías de Belisa de Lope de Vega, In Memoriam de Manuel Acuña, Santa, ¿Y con Naustístrata qué?, La historia de la aviación, Bolero, Noches Islámicas, Hamlet, por ejemplo, Fedra, Juicio Suspendido, Creator Principium, entre muchas más, precedieron a Pascua de Strindberg, penúltimo montaje que dirigió y para el que escribió la versión para la Compañía Nacional de Teatro el pasado 2008.

Director en 1956 de la película La Sunamita, y de la Telenovela Toda una vida, protagonizada por Ofelia Medina, dejó estas obras significativas en su género, aparte de su gran obra de arte efímero, de su labor en pro de la transformación de las instituciones de enseñanza teatral en las que participó y de sus libros publicados.

Como Director de Teatro de la UNAM en 1972, transformó el Centro Universitario de Teatro (CUT) en una escuela profesional para actores. Fue director de este mismo colegio, maestro de actuación en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, Coordinador del Departamento de Literatura Dramática y Teatro de la Máxima Casa de Estudios y maestro del Núcleo de Estudios Teatrales (NET), creado con Julio Castillo.

Premio Nacional de Ciencias y Artes 1994, año en que el Instituto Nacional de Bellas Artes rindió homenaje por su invaluable labor el arte escénico, a lo largo de su trayectoria llevó a cabo innumerables puestas en escena en los escenarios del INBA.

Héctor Mendoza es autor de Actuar o no, El mejor cazador y La guerra pedagógica. En su etapa reciente, se volcó a la investigación metafísica que inició con su obra De la naturaleza de los espíritus y prosiguió con La caída de un alfiler, Amacalone de los Concaos del mundo y Sursum Corda, todas estrenadas en escenarios del INBA.

Comentarios

Un comentario a “Falleció el dramaturgo Héctor Mendoza”

Trackbacks

Quien más habla de este artículo...
  1. […] Falleció el dramaturgo Héctor Mendoza : SuperMexicanos […]



Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!