Biutiful: Un cambio en el cine de Iñárritu.

1

Cortes rápidos que muestran lugares distintos y situaciones que parecieran inconexas sirven de introducción. Estos, que ofrecen un dinamismo veloz, impiden al espectador saber qué ocurre exactamente: un padre murmurando con su hija, unos hombres conversando en un solitario bosque en las nieves, venta de piratería, contratación de inmigrantes ilegales, una visita al doctor, un hombre capaz de contactar a los muertos. Todas estas, las facetas de un mismo y complejo personaje.
Así, en la primera parte de la película aprendemos que Uxbal (Javier Bardem) es un padre de familia soltero, quien a través de trabajos ilegales está en constante movimiento en busca de los medios económicos necesarios para mantener a sus queridos vástagos. En este apresurado ir y venir por calles españolas, el protagonista descubre tras una visita al doctor que el cáncer lo está matando y que su expectativa de vida es de tan sólo unos meses.
Los cortes y cambios de escena poco a poco se hacen más pausados conforme la salud de Uxbal empeora. Esto nos permite comprender mejor la relación existente entre las diferentes caras del protagonista, quien ha decidido cambiar el rumbo de su vida.
De esta manera, tratará de arreglar las cosas con la gente a la que ha hecho daño por su trabajo, procurará reiniciar una relación con su alcohólica ex esposa (Marambra, interpretada por Maricel Álvarez) y así formar de nuevo una familia para sus hijos, a quienes desea asegurar un futuro. Sin embargo, un cruel hado arremeterá en su contra como las violentas olas del mar que lo arrojan de vuelta a la costa.
Aunque existen numerosas películas sobre personajes al borde de la muerte, quienes deciden cambiar su vida o hacer las cosas que siempre quisieron “antes de partir”, pocas veces se observa cómo el destino pareciera estar en desacuerdo con esos planes.
Así, Biutiful representa un cambio en la filmografía del director Alejandro González Iñárritu, en varios aspectos. Por un lado, es una vuelta al cine hablado en español, tras los filmes 21 grams y Babel. Por otro, luego de las diferencias con Guillermo Arriaga (con quien trabajó en todos sus otros largometrajes), es la primera película que Iñárritu realiza sin ese guionista.
Además, quizá debido a este último cambio, en Biutiful por primera vez es posible distinguir a un único protagonista, situación contraria a todas las películas anteriores del director (también responsable de la aclamada Amores perros), conocidas por tratar el tema de los destinos fatalmente entrelazados y en las cuales, por tanto, se narran hasta tres relatos diferentes, cada uno con su propio personaje principal. Existen, eso sí, dos historias paralelas, pero éstas sólo complementan o explican la trama principal.
Como en Babel, Iñárritu expone las diferencias culturales y el choque que ello genera; como en Amores perros, aprovecha para mostrar algunos problemas sociales, esta vez en España (y que no son muy distintos a los de México); y como en toda su filmografía, la muerte y el amor convergen, colisionan y generan una fuerte explosión de sentimientos.
Asimismo, Alejandro González Iñárritu ha reunido para esta producción dos elementos que han puesto su sello en la obra del director: Rodrigo Prieto una vez más hace uso de su excelente, distintiva y reconocida fotografía; Gustavo Santaolalla, por su parte, realiza la música original que repite el uso de los acordes de una guitarra ambiental, melancólica y reflexiva.
Por otro lado, las actuaciones son excelentes; destacan, sobre todo, Javier Bardem como el protagonista y Maricel Álvarez como su ex esposa. El primero incluso ya ha sido galardonado este año como mejor actor en el Festival de Cine de Cannes. Su conmovedora interpretación es tan real e impactante que es capaz de compartir con el espectador el dolor y sufrimiento de su enfermedad. Sus últimos momentos de vida en la película son verdaderamente convincentes.
Maricel Álvarez no se queda atrás, y la caracterización (el desaseo y su apariencia desarreglada) combinada con su persuasiva interpretación proyectan adecuadamente la imagen de una mujer alcohólica con problemas emocionales.
En resumen, aunque ha generado opiniones encontradas entre la crítica, Biutiful es quizá la mejor película de Iñárritu, y bien merece una visita al cine para ser conmovido e invitado a la reflexión. De hecho, este filme competirá en los próximos Óscares como mejor película extranjera.

Comentarios

Un comentario a “Biutiful: Un cambio en el cine de Iñárritu.”

Trackbacks

Quien más habla de este artículo...
  1. […] This post was mentioned on Twitter by Guillermo Aguilera, Guillermo Aguilera and Víctor Aguilera, SuperMexicanos. SuperMexicanos said: Biutiful: Un cambio en el cine de Iñárritu. http://lig.as/4n […]



Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!