22 años sin Don Ramón

0

Un día como hoy, hace 22 años, murió Ramón Valdés, el inolvidable Don Ramón de la exitosa serie El Chavo del Ocho, víctima de su afición al tabaco, pues murió de cáncer de estómago.

Ramón Valdés Castillo fue hermano del mejor cómico que ha dado el cine mexicano, Germán Valdés. Nació en la ciudad de México el 2 de septiembre de 1923, y fue rebautizado por sus familiares como “Moncho”.

A los 2 años se mudó la familia a ciudad Juárez, Chihuahua. Allí sus hermanos, Germán Valdés “Tin Tan”, Manuel “Loco” Valdés y Antonio Valdés el “Ratón”, empezarían en el arte de la actuación.

Ramón Valdés actuó en más de 50 películas, la mayoría de veces al lado de su hermano “Tin Tan”, pero también compartió créditos con grandes como Pedro Infante y el sobrevalorado  Mario Moreno “Cantinflas”, entre otros.

Tal vez su desgracia fue haber sido contemporáneo de sus hermanos Germán  y Manuel y por lo mismo no logró el éxito de ellos. Algunos cuentan que por eso mejor se dedicó a ejercer varios oficiosm como su personaje de la serie El Chavo, y que de plano llegó a depénder económicamente de su más exitoso hermano, el desprendido Tin Tán.

Fue el programa de Roberto Gómez Bolaños “Chespirito”, “Los supergenios de la mesa cuadrada”, el que lo lanzó a la fama en serio, allá por 1968, con Rubén Aguirre y María Antonieta de las Nieves. En 1970 el programa cambia de nombre para tomar el de su creador, “Chespirito”, y dura hasta 1973, alternando desded 1971 con  “El chavo del 8” . También formó parte del elenco de “El chapulín colorado”, en 1973, comedias también dirigidas por Gómez Bolaños. En el primero se hace muy reconocido por su papel de Don Ramón, y en segundo con las interpretaciones de “Super Sam”, el “Rasca Buches”, “Pirata Alma Negra” y el “Tripa Seca” y el “Peterete”.

Así, con estos dos programas, Valdés experimentaba lo que nunca antes había sentido: el reconocimiento y protagonismo que no había tenido junto a su hermano Germán “Tin Tan”, a quien acompañó los últimos años de su vida hasta su muerte en 1973.

En “El chavo”, Valdés encarnó el papel de Don Ramón, un integrante de la vecindad caracterizado por su holgazanería, por su eterna confrontación con el Señor Barriga y Doña Florinda, pero era un personaje de gran corazón y ternura.

El creador del programa y protagonista, “Chespirito”, era un admirador de Ramón Valdés, y pensó que era el mejor para el papel de Don Ramón, que tenía una hija (La Chilindrina, interpretada por María Antonieta de las Nieves), una vecina enamorada de él (Doña Cleotilde, actuada por Angelines Fernández) y otra vecina que siempre terminaba abofeteándolo (Doña Florinda, interpretada por Florinda Meza) por defender a su hijo Quico (representado por Carlos Villagrán).

A pesar de la fama y el reconocimiento, en 1979 renunció a los dos programas de “Chespirito”.

Alejado de “Chespirito”, acompaña a Villagrán en su proyecto propio en Venezuela. La comedia “Federrico” se haría allí. Sólo participaría en la primera temporada del programa, pues el mismo no contó con mucha audiencia y retorna nuevamente a México.

En 1987 regresó a la televisión con su ex compañero de programa Carlos Villagrán en “¡Ah qué Kiko”. Su salud deteriorada no podía permitirle seguir actuando así que dejó el programa.

Valdés tenía una adicción fuerte al tabaco, solía fumar incluso durante la filmación de los diferentes programas de “Chespirito”. Pero el vicio no terminaría con él, puesto que en realidad sufrió cáncer de estómago, detectado a inicios de la década de los ochentas. Aún con el peso de la enfermedad, siguió haciendo giras con su circo, entreteniendo a los niños. Perú sería el último país que visitaría fuera de México, pues allí sentiría el empeoramiento de su enfermedad, lo que lo obligaría a retornar. Su tarea con su circo y el programa de comedia “¡Ah qué Kiko” quedaría inconclusa debido a ese mal. Todo esto ocurrió en 1987.

Su agonía se sentía entre sus más allegados, entre ellos sus compañeros de las series de “Chespirito”: Carlos Villagrán, Édgar Vivar y Rubén Aguirre. Después de dos semanas de quedar sedado para evitar el dolor, falleció el 9 de agosto de 1988, a los 64 años de edad, consecuencia del cáncer de estómago que se expandió (metástasis) hacia la columna vertebral.

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!