Shrek: Una historia de amor completa

0

A diferencia de Toy Story, que avisó de su retiro discretamente (lo que podría significar que la serie continúe a pesar de todo), Shrek anuncia con bombo y platillo la última película con los famosos personajes: Shrek para siempre, el capítulo final… ya hasta les da pena poner qué número de secuela es y decidieron no titularla Shrek 4.

¿Y ahora de qué puede tratar? Si se analiza la secuencia que ha habido durante la serie, tiene mucho sentido lo que se relata al final, pues Shrek es una feliz historia de amor completa.

En la primera película Shrek y Fiona se conocen, se enamoran y se casan; en la segunda, Shrek es presentado a los padres, quienes aprueban el matrimonio y aceptan en la familia al ogro; en la tercera, la feliz pareja tiene hijos… ¿qué sigue? Una vez establecido el matrimonio y ya con sus vástagos, Shrek debe enfrentarse al peor enemigo hasta ahora: la tediosa rutina y el hastío que ésta produce.

Cuando Shrek descubre que la responsabilidad de tener hijos implica menos tiempo para sí mismo o para disfrutar de su pareja, el ogro comienza a extrañar sus años de soltería en los que podía hacer lo que deseara cuando quisiera.

Pero mientras muchas personas se divorciarían, serían infieles o, de plano se aguantarían, Shrek tiene una ventaja: vive en un mundo fantástico donde la magia hace que todo sea posible. Sin embargo, estos atajos rara vez llevan a uno a donde lo planea y el ogro se encuentra en una versión alternativa de la realidad que ha puesto en peligro a su mundo.

Se ha comentado que la nueva película, aunque no supera a las primeras dos, es definitivamente mejor que la tercera. Y es que, como toda buena película familiar, supo llegar a los corazones de los espectadores adultos, no sólo por los juegos de palabras y los divertidos momentos, sino por la trama que se dirige desde un inicio directamente a ellos. Tras una historia de amor completa, viene el divorcio y, luego, el arrepentimiento y la búsqueda de una segunda oportunidad.

Si esto no fuera suficiente, Shrek aprovecha algunos éxitos de los sesenta y los setenta en su soundtrack, como ha venido haciendo desde las primeras películas.

Si usted decide pagar el lujo de la tercera dimensión, le aseguro que no se decepcionará. Existen diversas secuencias que aprovechan esta tecnologíay hasta los créditos se ven mucho más atractivos. En este sentido merece especial mención la secuencia en la que unas brujas persiguen a Shrek por un palacio volando en veloces escobas, pues es quizá la mejor lograda y la más emocionante (podría hacerlo saltar o hacerse a un lado un par de veces para que las escobas que se dirigen hacia la pantalla no lo atropellen).

Shrek es otra serie que ya necesitaba terminar y que, por fortuna, se despide de la mejor manera: con una buena y divertida película, cuya trama central nos dice “ahora sí, ya no hay nada más qué decir”. Un ciclo más que se cierra sin decepcionarnos.

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!