Toy story: una historia en tiempo real

0

Los personajes de Toy Story regresan más de una década después para alegría de muchos. Quienes no están muy contentos son Woody, Buzz Lightyear y los demás, pues Andy, su dueño, es ya un joven adulto que debe decidir si conservará los juguetes en el ático, los donará o los llevará consigo a la universidad. Ello llevará a una serie de enredos que acabarán guiando a los muñecos a un jardín de niños, donde vivirán nuevas aventuras y conocerán a otros interesantes personajes.

Pixar fue muy inteligente al traer ahora a la pantalla grande Toy Story 3, once años después de su antecesora. Las películas de animación para niños suelen ser populares también entre los jóvenes, y los famosos estudios de animación utilizaron esto en su favor: quienes fueron niños cuando se estrenó la primera película son ahora jóvenes adultos, universitarios, igual que Andy. Así, el público potencial aumenta y, además de los padres que acompañan a sus niños, veremos a muchos adolescentes y muchachos recién convertidos en adultos (de acuerdo a la constitución) en las salas de cine.

De este modo, el tratamiento y el tema en torno a los cuales gira la trama son adecuados: Andy debe dejar su hogar e ir a vivir a la universidad (como frecuentemente ocurre en Estados Unidos) y, al mismo tiempo, debe aceptar que ya creció; dejar su infancia atrás para vivir una nueva etapa, lo cual implica permitir a las nuevas generaciones disfrutar esos tiempos que para él ya se fueron.

En este sentido se trata de una película muy nostálgica. Incluso se pueden distinguir varios elementos que rememoran a las películas anteriores y, dado todo lo anterior, es muy probable que esta sea la última película de la serie.
El ciclo se cierra en muchas formas: al inicio de la primera película, Woody y sus amigos hacen una misión de reconocimiento para descubrir cuál será el nuevo juguete que Andy recibirá de cumpleaños. Al inicio de la última, todos cooperan en una misión que busca llamar la atención de su dueño para que juegue con ellos.

A manera de despedida, Pixar podría indicar que para el público original de la primera película no sólo es tiempo de despedirse de los juguetes, sino de los personajes de esta serie de filmes familiares que han divertido a tanta gente; y qué mejor forma de hacerlo que con una buena película, divertida, emocionante y amena. Despedidas así dejan un muy buen sabor de boca y no son del todo dolorosas.

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!