Pateando traseros

0

Matthew Vaughn, quien produjo Snatch en el 2000 y dirigió Layer Cake en 2004 y Stardust en 2007, nos trae ahora una coproducción con Brad Pitt: junto con la ola de películas basadas en superhéroes de cómic viene Kick-Ass. Dave Lizewski (Aaron Johnson) es un adolescente amante de los cómics que decide ponerse un disfraz y combatir al crimen como los superhéroes a los que admira.

Debido a que no cuenta con superpoderes ni habilidad especial alguna, el joven inicia un entrenamiento en solitario para conseguir sus fines. A partir de aquí la historia podría desenvolverse de manera similar a Batman Begins (2005), pero dista mucho de hacerlo. En cambio, se revela otra historia más; gracias a la nueva vida que Dave ha adoptado como Kick-Ass, éste descubre un submundo mucho más peligroso y complicado de lo que él esperaba.

El nuevo héroe conoce a Big Daddy (Nicolas Cage) y a la pequeña-niña-asesina Hit-Girl (Chloë Moretz), dos enmascarados bien armados que planean acabar con el imperio criminal de Frank D’Amico (Mark Strong) y no dudan un segundo cuando se trata de matar delincuentes. Cabe mencionar que la historia de venganza que hay detrás de estos dos nuevos personajes es una mezcla de Batman (hasta el disfraz de Big Daddy se parece) y The Punisher, sobre todo por los violentos métodos de este último.

La idea de Dave inspira a muchos otros y es así como conoce a su nuevo compañero de lucha, Red Mist (Christopher Mintz-Plasse), quien cuenta con mejor tecnología y más recursos que el propio Kick-Ass. Con tan sólo mirar los adelantos de la película uno puede predecir varias cosas, como el tratamiento de comedia y acción que tendrá la película que, por cierto, parece ser otra más sobre superhéroes como las que han invadido Hollywood.

Como otros filmes del género, el protagonista está enamorado de una chica –en este caso Katie Deauxma (Lyndsy Fonseca)- a la que inicialmente no le habla por timidez. Asimismo, la identidad secreta es otro canon esencial en la historia, y también se repite el villano millonario con el superpoder del dinero, que usa para comprar a policías corruptos, a sus secuaces y muchas, muchas armas.

Pero si uno no está familiarizado con el cómic del que proviene la historia (realizado por Mark Millar y John Romita Jr.) se puede llevar también algunas sorpresas. Para empezar, ninguno de los personajes tiene poderes especiales, ni tampoco cuentan con tecnología que les de ventaja sobre sus adversarios (a excepción de una escena). Sin superfuerza, ni supervelocidad, ni tan siquiera un baticinturón, los héroes cuentan con sus puños y un impresionante arsenal digno de un grupo terrorista entero.

Los superhéroes en esta película matan, acribillan y torturan a sus enemigos sin piedad, a diferencia de cualquier otro superhéroe, incluyendo a Punisher. Y esa es otra diferencia importante que distingue al filme: es muy raro en una película del género ver tanta violencia como la que se exhibe en Kick-Ass. Ni si quiera en Punisher, donde también vemos a un individuo que lucha contra el crimen con armas, puños y tortura (pero sin máscara), se había visto explícitamente tal cantidad de sangre y mutilaciones.

En este sentido, la película tiende a lo ultraviolento, a menos que un hombre estallando en pedazos tras ser obligado a entrar a una especie de horno de microondas gigante no pueda considerarse de esta manera. Lo gracioso es que mucha gente criticó que una pequeña actriz de once años dijera groserías, pero poco se dijo sobre los terribles asesinatos que ésta comete, y nada sobre que su padre la entrenara para convertirla en una joven asesina a sangre fría.

Conforme a esto, cabe aclarar que no por ser una película sobre superhéroes Kick-Ass es para niños. Esto es como creer que todas las caricaturas o todos los videojuegos son para este público. De hecho, hay pocos videojuegos para infantes. Además, es un tanto hipócrita asustarse por ver a una pequeña diciendo groserías, cuando esto ocurre todos los días en todos lados.

Kick-Ass, a pesar de sus esfuerzos y la forma en que la historia se desenvuelve (cosa que la caracteriza entre otras películas del género), tiene momentos que no son convincentes y resultan hasta falsos, como la reacción de Katie Deauxma ante una reveladora confesión, o la manipulación de un aparato supertecnológico que resulta demasiado (y subrayo la palabra “demasiado”) fácil de usar.

Sin embargo, Kick-Ass cumple con lo que toda película blockbuster hollywoodense debe ofrecer: ante una predecible falta de contenido (que persigue a esta clase de películas constantemente), el filme se compensa por saber jugar con las emociones del espectador y hacerlo saltar o aferrarse al asiento en más de una ocasión.

Puedes verla en Cinépolis y en Cinemex

Ficha Técnica
Director Matthew Vaughn
Guionista Jane Goldman, Mark Millar
Productor Kris Thykier, Matthew Vaughn, BRAD PITT
Música Ilan Eshkeri

Reparto
Aaron Johnson Dave Lizewski / Kick-Ass
Nicolas Cage Damon Macready / Big Daddy
Christopher Mintz-Plasse Chris D’Amico / Red Mist
Chloe Moretz Mindy Macready / Hit-Girl

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!