Adiós, Maestro. Nos deja Montemayor

0

Como fuera su voluntad, sus cenizas estuvieron en la Academia Mexicana de la Lengua

Conaculta y el Instituto Nacional de Bellas Artes lamentan el fallecimiento de Carlos Montemayor, la madrugada de este domingo

El escritor mexicano, nacido el 13 de junio de 1947 en Parral, Chihuahua, falleció la madrugada de este domingo 28 de febrero de 2010, a causa de un tumor maligno que le detectaron en el estómago desde hace cuatro meses.

A petición del propio escritor, no hubo sepelio. Sus cenizas fueron despedidas de manera presente en la Academia Mexicana de la Lengua, ubicada en Liverpool número 76, en la Colonia Juárez de la Cuidad de México.

Carlos Montemayor estaba internado desde el pasado lunes en el Instituto Nacional de Cancerología. Férreo activista de causas sociales e indígenas, en los últimos años Montemayor se mantuvo muy activo, participó en la mediación del gobierno y el Ejército Popular Revolucionario.

Prolífico literato, fue galardonado con el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el 2009, año en el que también recibió la presea Gawí Tónara, pilar del mundo de las artes chihuahuenses.

Su extensa obra abarcó todos los géneros literarios, desde poesía como “El Viento”, pasando por el cuento, y el ensayo. Sus trabajos lo hicieron merecedor de muchos galardones, como el Premio Internacional Xavier Villaurrutia, y también el Premio José Juan Fuentes Mares.

Carlos Montemayor representa uno de los pilares de la literatura y el pensamiento político del México contemporáneo.

Autor de una reconocida obra ensayística, Montemayor investigó los movimientos guerrilleros en México y dedicó gran parte de su trabajo crítico a la literatura actual y tradicional en distintas lenguas indígenas.

Carlos Antonio Montemayor Aceves, estudió Derecho y la maestría en Lenguas Iberoamericanas en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), así como estudios orientales en El Colegio de México.

Desde el 30 de agosto de 1984 fue elegido miembro de número de la Academia Mexicana de la Lengua, correspondiente de la Real Academia de la Lengua Española, así como del Consejo Científico Internacional de la Asociación de Archivos de la Literatura Latinoamericana, del Caribe y África du XX siecle.

Su interés por las lenguas indígenas nació al realizar, entre 1979 y 1980 una antología de cuentistas oaxaqueños, cuya experiencia relata en el libro “Encuentros con Oaxaca”. Sobre este tema publicó obras como Arte y trama en el cuento indígena, Arte y plegaria en las lenguas indígenas de México, La voz profunda: antología de literatura mexicana en lenguas indígenas y del Diccionario del náhuatl en el español de México, entre otros.

Como activista político y luchador social también jugó un papel relevante, durante su participación como integrante de la extinta Comisión de Mediación entre el gobierno federal y el llamado Partido Democrático Popular Revolucionario (PDRP-EPR), para investigar el paradero de dos desaparecidos políticos.

Calificado por sus críticos como un “verdadero renacentista contemporáneo”, la obra de Montemayor abarca los más diversos campos del conocimiento humano, lo cual se ha reflejado en los múltiples reconocimientos que ha recibido en América Latina, Estados Unidos y Europa. Fue profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana; jefe de redacción de la Revista “Universidad de México”; fundador y director de “Casa del Tiempo” y perteneció a diversas asociaciones, como la de Escritores en Lenguas Indígenas, en 1996.

Como impulsor de la nueva literatura escrita en lenguas indígenas de México, en 1993 recibió el Premio Ciencias y Artes de Yucatán y recibió la Medalla de aquel estado por apoyo a la literatura actual en lengua maya; así como la Medalla Roque Dalton, en El Salvador en 2003, y la distinción especial del Premio Giuseppe Acerbi 2004, por su libro “La danza del serpiente”.

Sus artículos y ensayos fueron publicados por diversos medios de comunicación, entre ellos “Casa del Tiempo”, “Diálogos”, “Diorama de la Cultura”, “El Heraldo Cultural”, “Excélsior”, “Plural”, “Revista de Bellas Artes”, “Revista Universidad de México” y en sus últimos años “La Jornada” y la revista “Proceso”.

Por lo que se refiere a su gusto y desempeño musical, Montemayor comenzó desde los siete años de edad a tocar guitarra y posteriormente piano, mientras que como tenor desarrolló su gusto con óperas de Puccini y Verdi, lo que lo motivó a preparar el libreto de la obra “Encuentro en ocaso”, de Daniel Catán.

En la Escuela Superior de Música tomó clases con Roberto Bañuelas y con Guadalupe Campos; en Madrid estudió en el conservatorio de canto, asimismo, fue becado por el Fideicomiso para la Cultura México/USA en 1992; por la Fundación Rockefeller de Nueva York de 1992 a 1998; artista residente en Bellagio Study and Conference Center, Villa Serbelloni, Italia, 1994.

Su trabajo literario parte de la poesía, género en el cual ha publicado títulos como Las armas del viento (1977), Abril y otros poemas (1979), Finisterra (1982), Abril y otras estaciones. Su narrativa, según contó, es un reflejo de la poesía en la prosa, concebidas ambas como una forma de toma de conciencia de la realidad: social, comunal, sensorial. En narrativa, es autor de los libros de relatos “Las llaves de Urgell” (Premio Xavier Villaurrutia 1971), “El alba y otros cuentos” (1986), “Operativo en el trópico” (Premio Juan Rulfo 1994), “Cuentos gnósticos” (1997) y “La tormenta y otras historias” (1999). Como novelista es autor de “Mal de Piedra” (1980), “Minas del Retorno”

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!