El nuevo alu-cine de Tarantino

0

bastardsDurante la Segunda Guerra Mundial, un grupo de soldados, conocido como “Los Bastardos”, es enviado desde Estados Unidos hacia Europa para emboscar, matar y provocar el miedo entre los Nazis. En una Francia ocupada por los alemanes, esta agrupación secreta, liderada por el teniente Aldo Raine, es encomendada a seguir un plan con ingleses y alemanes infiltrados para acabar de un solo golpe con la Guerra.

Lo que “Los Bastardos” desconocen es que Shosanna Dreyfus (Mélanie Laurent) ha confabulado algo similar para llevar a cabo su venganza personal contra el coronel Hans Landa (Christoph Waltz), conocido como “El cazador de judíos”.

El responsable de las reconocidas películas Perros de reserva (Reservoir dogs, 1992) y Tiempos violentos (Pulp fiction, 1994), Quentin Tarantino, nos presenta ahora una obra que bien podría ser otra de sus mejores películas: Bastardos sin gloria (Inglourious Basterds, 2009), que contiene una compleja historia con algunos giros inesperados, una trama envolvente y un final apoteósico.

Como ha hecho en otras películas, el director expone una aparente nostalgia por la década de los setenta y el cine de aquella época a través de su tipografía, ciertos elementos visuales, la música, etcétera. Cabe mencionar, por cierto, que además de las diversas composiciones que sirven de referencia a otras películas que influyeron al cineasta, en una de las escenas se escucha una canción de David Bowie, Cat People (Putting Out Fire), de 1982.

A lo largo de la película hay innumerables referencias a otros trabajos cinematográficos que exponen la cinefilia del realizador. Por otro lado, el guión de Tarantino es, una vez más, impecable y a través de los diálogos consigue generar tensiones y atrapar al espectador. Como suele ocurrir en el cine de este realizador, las conversaciones son extensas, pero al mismo tiempo interesantes y, por lo tanto, no parecen cansadas, sobre todo gracias al dinamismo que puede generar con sus encuadres y movimientos de cámara.

Asimismo, la violencia y el humor negro de nuevo están presentes, y a pesar de la brutalidad de algunas escenas es inevitable reír de ñcomo ha dicho el propio Tarantinoñ cosas que en realidad no son graciosas.

Además, aunque pocos (sobre todo en comparación con filmes como Tiempos violentos), se han incluido algunos juegos con el tiempo, principalmente a través de rápidos flashbacks que dan un toque irónico extra a la narrativa.

Finalmente, es destacable la actuación de Christoph Waltz, quien da vida a Hans Landa, el inteligente, irónico y políglota antagonista de la historia. Este personaje, ya de por sí fascinante gracias a la imaginación del guionista y director, sobresale por el trabajo que Waltz realizó y que le mereció un premio a mejor actuación en el 62∫ Festival de Cine en Cannes.

Así, Bastardos sin gloria es otro trabajo inconfundible del dinámico director y guionista Quentin Tarantino, destacable como siempre entre el resto del cine estadounidense actual.

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!