Estafa de amor

0

estafaamorLos hermanos Bloom son los mejores y más exitosos estafadores del mundo: Stephen (Mark Ruffalo) planea y “escribe” las historias, mientras que su hermano menor, conocido únicamente por su apellido -Bloom (Adrien Brody)-, actúa en ellas e interpreta los roles que Stephen le indica. Ambos, además, son ayudados por la silenciosa y misteriosa Bang Bang (Rinko Kikuchi).

Sin embargo, Bloom se harta de tener una vida escrita por su hermano y estar inmerso en falsedades; quiere tener una existencia auténtica que él mismo construya. Aún así, Stephen convence a su hermano menor para realizar una última estafa, posiblemente la mejor de sus carreras, que incluye a Penelope Stamp (Rachel Weisz), una millonaría excéntrica con las más variadas e increíbles habilidades, como la víctima. Al complejo relato se une Diamond Dog (Maximilian Schell), su mentor y antiguo colega que es ahora su archienemigo.

El segundo largometraje de Rian Jonson (siendo el primero Brick, del 2005, de la que fue también director y guionista), Estafa de amor (The brothers bloom, 2009) es una intrincada comedia sobre el amor fraternal y el de pareja, la soledad, la búsqueda de la libertad y del sentido de aventura, así como la confusión entre la realidad y la ficción.

Como la mayoría de las películas sobre grandes robos (o en este caso, estafas) y elaborados planes, la trama está llena de giros inesperados que cambian dramáticamente el curso del relato, de modo que éste es un filme impredecible.

Además, aunque en principio lo parezca y el título traducido lo sugiera, no es únicamente una comedia romántica, y va más allá gracias a sus interesantes y extravagantes personajes.

Asimismo, la historia se desarrolla en una extraña temporalidad: aunque la forma de vestir y muchas otras cosas (como algunos vehículos) puedan sugerir que todo se desarrolla en la década de los cincuenta o de los treinta, hay elementos que claramente indican que se trata de una versión alternativa de la época actual, como celulares, breakdance y música hip-hop. Todo ello hace de Estafa de amor una película original como ya casi no se hacen en el Hollywood de hoy.

El filme cuenta con un estilo visual interesante que privilegia una bella fotografía, la cual consigue magníficas tomas de paisajes y grandes escenarios, además de utilizar colores vivos y contrastes para dar el toque de alegría necesario. Por otro lado, la música acompaña adecuadamente las situaciones y contribuye a establecer la comicidad de las mismas, cuando ello se requiere.

Así, Estafa de amor resulta ser una comedia agradable e inteligente que va más allá del clásico planteamiento del enredo amoroso, y elogia la importancia del amor fraternal. Lo anterior, junto con las actuaciones de los ganadores del Oscar, Adrien Brody (El pianista, 2002) y Rachel Weisz (El jardinero fiel, 2005), hacen que ésta sea una película que vale la pena.

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!